Para fraseando a Heráclito:”Todo cambia, nada permanece igual”

Respecto a la entrada anterior el caso es que seguí visitando cardiólogos y resultó que algunos no me desaconsejaban completamente hacer ciclismo.

Cuando estoy triste o con el ánimo bajo siempre procuro pensar en esa famosa frase de Heráclito. Así  tomo consciencia de que esa tristeza no será eterna y que probablemente en unas horas o días volveré a ver las cosas de otra forma y volveré a ser feliz.

Es un difícil equilibrio psicológico. Por un lado no es aconsejable luchar contra los estados de ánimo negativos, es preferible “observar con curiosidad” cómo llegan esos pensamientos “tóxicos”  y esperar con tranquilidad cómo  tan rápido como llegaron se marchan otra vez. Hacerlo así permite que no nos enredemos demasiado por esa  negatividad que provocan los pensamientos tóxicos”.

Normalmente la gente realiza esta  introspección mediante una meditación relajándose con los ojos cerrados.  A mí me gusta más hacerlo  escalando o pedaleando por el monte.

Ya no puedo escalar pero, de momento, seguiré pedaleando mientras observo con curiosidad  cómo mis pensamientos van y vienen  mientras trato de mantener la mente abierta para que entren y salgan sin obstaculizar demasiado ese inevitable flujo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s